El Lugar Designado

El Lugar Designado

Lectura bíblica recomendada: Deuteronomio 12:13-14

Introducción

A. Ya que la iglesia fue tan importante para el Señor como para que Él mismo la edificara y Se asegurara personalmente de su permanencia, ¿no es razonable suponer que Él también hubiera dejado establecido alguna manera de identificarla y accederla?

B. Así como Dios designó un lugar para los hijos de Israel, también podemos encontrar el lugar asignado de Dios hoy.

Exposición

I. En el tiempo del Antiguo Testamento, Dios designó ciertos lugares con ciertos propósitos.

A. Designó lugares de sanidad (Números 21:8; 2 Reyes 5:10).

B. Designó lugares de seguridad (Génesis 7:23; 19:21; Éxodo 12:22; Números 35:9-15; Joshua 2:18-19).

C. Designó lugares de adoración (Génesis 22:2; Éxodo 3:12; Levítico 17:8-9; Deuteronomio 12:5; 1 Reyes 9:3).

II. ¿Dónde están estos lugares designados hoy?

A. Encontramos sanidad en el mismo momento que entramos al reino, es decir, al momento del bautismo (Hechos 2:38-47; 1 Corintios 12:13; 1 Pedro 3:21).

B. Encontramos seguridad en la casa eterna de Dios (Juan 10:28-29; Efesios 5:23).

C. Ofrecemos nuestra adoración a Dios en Su congregación de santos (Hechos 20:7; 1 Corintios 11:20; Hebreos 10:25).

Conclusión

A. De todas las iglesias que existen hoy, solamente hay una que armoniza con la descripción de la iglesia que Jesús edificó (Efesios 4:4).

B. Para llegar a ser miembro de esa iglesia, el Señor debe añadirle según la manera que Él mismo prescribe (Hechos 2:47).

C. Al hacerlo, puede llegar a ser un ciudadano del reino que permanecerá para siempre (Hebreos 12:25-28).