¡Bendecid a los Niños!

¡Bendecid a los Niños!

Lectura bíblica recomendada: Mateo 19:13-14

Introducción

A. Aunque muchos de nosotros nos regocijamos por el nacimiento de los bebés, la realidad triste es que en cuanto a muchos niños que nacen en el mundo, no hay mucho por lo cual regocijarse.

B. Al considerar esto, debe ser causa de agradecimiento y alegría ver que niños nazcan en hogares constituidos por padres cristianos.

Exposición

I. Los niños son una bendición de Dios.

A. El salmista declaró que los niños son nuestra herencia y alegría (Salmos 127:3-5).

B. Los niños nos enseñan cosas importantes como la humildad (cf. Santiago 4:10), la confianza (cf. Mateo 6:25-34), la satisfacción (cf. Filipenses 4:11) y el perdón (cf. Mateo 18:22).

C. Los niños también nos fuerzan a analizar cuidadosamente nuestro comportamiento y prioridades.

II. Hay muchos retos involucrados en la crianza.

A. Criar a los hijos requiere sacrificio significativo y variado (cf. 2 Corintios 12:13-15; Gálatas 4:19).

B. Otro reto es la influencia externa con la cual debemos lidiar (cf. 2 Samuel 13:1-5; 2 Pedro 2:7-8).

C. Otro reto significativo es el materialismo actual (cf. Lucas 12:15).

Conclusión

A. Como padres, debemos ejemplificar la vida cristiana para nuestros hijos y afirmarles en la Palabra de Dios (2 Timoteo 3:14-15).

B. Colectivamente, debemos apoyar a las familias al demostrar dedicación y amor por el Señor y por los unos a los otros.