“No Se Turbe Vuestro Corazón”

“No Se Turbe Vuestro Corazón”

Lectura bíblica recomendada: Juan 14:1-6

Introducción

A. Nunca ha habido un tiempo que ha carecido de problemas.

B. A pesar de las circunstancias difíciles que los discípulos enfrentaron, Jesús les dijo: “No se turbe vuestro corazón” (Juan 14:1).

C. Aunque podemos vivir en tiempos turbulentos, no debemos tener corazones turbados.

Exposición

I. En tiempos difíciles, debemos conservar la fe.

A. Jesús dijo a Sus discípulos: “[C]reéis en Dios, creed también en mí” (Juan 14:1).

B. Aunque este fue un día difícil, los peores momentos para los discípulos todavía no habían llegado (Juan 15:18-21; 16:1-4; 1 Corintios 4:9-13).

C. La vida de Pablo también estuvo llena de dificultades (2 Corintios 11:24-33), pero él guardó la fe hasta el fin (2 Timoteo 4:7).

II. Es confortante saber que nunca estamos solos.

A. Jesús prometió que el Padre enviaría al Consolador, Quien es el Espíritu Santo (Juan 14:16-17,26; 15:26-27; 16:6-14).

B. Los discípulos no serían abandonados como huérfanos (Juan 14:18-21).

C. Aunque está corporalmente ausente, el Señor siempre está con Sus discípulos (Mateo 28:20; 2 Timoteo 4:16-18; Hebreos 13:5-6; cf. Juan 16:32).

D. Incluso en nuestros momentos más oscuros, nunca estamos realmente solos.

III. Es confortante saber que hay espacio para todos en la casa de nuestro Padre.

A. Jesús dijo a Sus discípulos que hay muchas moradas en la casa de Su Padre (Juan 14:2).

B. Jesús fue a preparar un lugar para nosotros allí (Juan 14:2).

IV. Es confortante saber que el Señor regresará por nosotros.

A. Hay algunos que se burlarán de nuestra creencia en cuanto al regreso de Jesús (Hechos 17:31-32; 2 Pedro 3:3-4).

B. Sin importar lo que los hombres puedan decir, el regreso de Jesús es seguro (Juan 14:3; cf. Mateo 25:31; Lucas 9:36; Hechos 1:11; Apocalipsis 22:20).

C. Cuando regrese, reunirá a todos Sus santos y nos llevará con Él (1 Tesalonicenses 4:13-18).

V. Es confortante saber que este mundo no es nuestro hogar.

A. Los problemas y el dolor de este mundo tienen el propósito de hacernos añorar el cielo (2 Corintios 5:1-4; Filipenses 1:23).

B. Somos peregrinos en este mundo, y estamos viajando a un mejor hogar que este mundo no puede ofrecer (Hebreos 11:9-16).

C. La única manera de llegar a este hogar eterno es al seguir a Jesús (Juan 14:4-6; cf. 10:27-28).

D. Esto incluye la obediencia al Evangelio (Juan 3:36).

Conclusión

A. Cuando Jesús dio Su discurso a estos hombres, lo dio a hombres con corazones preocupados (Juan 14:1,27; 16:6,12).

B. Jesús les animó al ofrecerles paz (14:27), gozo (14:28), confianza (15:16) y seguridad del amor de Dios (14:21).

C. Sin importar con lo que pueda estar lidiando en este mundo, recuerde que Jesús dijo: “Confiad, yo he vencido al mundo” (Juan 16:33).

El Propósito de la Vida

El Propósito de la Vida

¡No Se Rinda!

¡No Se Rinda!