Lo que Yo Quiero

Lo que Yo Quiero

Lectura bíblica recomendada: Juan 5:30

Introducción

A. Como hijos de Dios, no buscamos hacer las cosas que nos agradan, sino las cosas que agradan a Él (Romanos 6:16-18; Gálatas 1:10; 2:20).

B. El hijo fiel de Dios no solamente obedece los mandamientos que requieren menor esfuerzo, sino somete completamente su voluntad a la de Dios.

Exposición

I. Algunos ignoran completamente los mandamientos de Dios.

A. El Rey Acab fue a luchar contra Siria a pesar de las advertencias que Dios le dio en cuanto a tal batalla (1 Reyes 22).

B. El Rey Joacim cortó y quemó el rollo que contenía las palabras de advertencia de Dios (Jeremías 36).

C. El Rey Sedequías no quiso rendirse a los babilonios como Jeremías aconsejó (Jeremías 37).

II. Otros obedecen, pero solamente porque los mandamientos de Dios están en armonía con su propia voluntad.

A. Jehú estuvo más que dispuesto a cumplir la voluntad de Dios para llegar a ser rey de Israel (2 Reyes 9).

B. El joven rico reveló la misma actitud en cuanto a su servicio a Dios (Mateo 19:20-22).

III. Este problema de actitud perdura hasta el tiempo presente.

A. Algunos escogen no ser bautizados (Lucas 7:29-30).

B. Algunos cambian la adoración de la iglesia para satisfacer sus propios deseos (1 Reyes 12; 1 Corintios 11:20-22).

C. Algunos dejan de congregarse (cf. Hebreos 10:25).

D. Algunos contaminan sus cuerpos con sustancias dañinas (cf. 1 Corintios 3:16-17).

Conclusión

A. Para llegar a ser un hijo de Dios, se tiene que morir al yo (Romanos 6).

B. En vez de buscar hacer nuestra propia voluntad, busquemos hacer la voluntad de Dios.

Como Ninguna Otra

Como Ninguna Otra

Adoración Espiritual

Adoración Espiritual