Lecciones del Sinaí

Lecciones del Sinaí

Lectura bíblica recomendada: Éxodo 19:10-20

Introducción

A. Aunque Dios realmente quiere que Sus hijos se acerquen a Él, nosotros debemos ser santos para llegar a Su presencia.

B. ¿Qué otras lecciones podemos aprender del Monte Sinaí?

Exposición

I. Aprendemos que debemos considerar seriamente la Palabra de Dios.

A. Su Palabra provocó gran temor en Israel (Éxodo 19:16-18; 20:18; Hebreos 12:19-21,26).

B. Se siguió el patrón detallado de Dios al pie de la letra (Éxodo 25:40; 40:16-32; 36:2-7; Hebreos 8:4-5).

C. Se escribió la Ley en piedra y se la guardó de manera segura (Éxodo 25:21; cf. Mateo 24:35).

D. El pueblo confirmó la Ley, y la sangre la ratificó (Éxodo 19:8; 24:3,7-8; Hebreos 9:19).

E. Aunque la Palabra de Dios puede producir temor, nunca debemos rechazarla (Hebreos 12:5-11,19,25-26; 4:12-13).

II. Aprendemos que Dios atesora a Sus hijos.

A. Él conoce sus nombres (Éxodo 32:32-33; Hebreos 12:23).

B. Lo primero pertenece a Él (Éxodo 13:2; Hebreos 12:23).

C. Ellos eran Su tesoro especial (Éxodo 19:5-6; 1 Pedro 2:9).

D. Habían sido consagrados por medio de la sangre (Éxodo 24:8; Hebreos 9:22; 12:24; Mateo 26:28; 1 Pedro 1:18-19).

III. Aprendemos que el Nuevo Pacto es mucho mejor que el Antiguo Pacto.

A. Tenemos un mejor Legislador (Hebreos 3:3-6).

B. Tenemos un mejor Sumo Sacerdote (Hebreos 4:15; 5:3; 7:25).

C. Tenemos un mejor tabernáculo (Hebreos 8:2-5; Mateo 16:18).

D. Tenemos un mejor sacrificio (Hebreos 9:24-10:6).

E. Tenemos mejores promesas (Hebreos 8:1-6; 9:15).

Conclusión

Incluso en los relámpagos y el humo que envolvía al Sinaí, podemos ver el gran amor de Dios por Sus hijos—un amor que debería provocar el más grande amor de nosotros para Él.

Lecciones de David

Lecciones de David

¡De Regreso a la Escuela!

¡De Regreso a la Escuela!