El Espíritu del Discípulo

El Espíritu del Discípulo

Lectura bíblica recomendada: Lucas 9:62

Introducción

A. Durante Su ministerio, y particularmente cerca del final, Jesús trató de preparar a Sus discípulos para el día de Su muerte.

B. También trató de corregir el entendimiento egoísta de ellos en cuanto al reino de Dios en el cual tendrían roles muy importantes.

Exposición

I. Jesús buscó corregir el pensamiento de Sus discípulos.

A. En vez de una actitud egoísta que se enfocaba en el primer lugar y la prominencia (Lucas 9:46), ellos necesitaban un espíritu humilde y sacrificado (vss. 21-27).

B. Jesús intentó reemplazar el espíritu competitivo ingrato (vs. 49) con un espíritu de cooperación (vs. 50).

C. Jesús Se esforzó en reemplazar el espíritu destructivo y vengativo (vss. 51-54) con un espíritu de edificación (vss. 55-56).

D. Jesús también trató de reemplazar el espíritu de derrota con un espíritu de fe firme (vss. 10-20,37-42).

II. Jesús buscó preparar a Sus discípulos para lo que iba a suceder.

A. Jesús les reveló tres veces el hecho que estaba a punto de ser muerto (vss. 21-22,28-36,43-45).

B. Él deseaba que recordaran las cosas que había dicho y hecho cuando estaba con ellos (vss. 18-19,44).

C. Él esperaba que ellos entendieran que no carecían de nada mientras hacían Su obra (vss. 3-6).

Conclusión

A. Mientras continuamos en la vida cristiana, hagámoslo con un espíritu generoso y sacrificial que busca servir y edificar a otros.

B. Cuando lleguen las pruebas, no olvidemos las cosas maravillosas que Dios ha hecho en nuestras vidas, y no olvidemos que mientras tengamos a Cristo y Su Evangelio, tenemos todo lo que realmente necesitamos.

¡Recuerde las Palabras de Jesús!

¡Recuerde las Palabras de Jesús!

El Camino de la Cruz

El Camino de la Cruz