Mi Predicador Dice…

Mi Predicador Dice…

Me gustan los predicadores. Una razón es…“¡porque yo soy uno de ellos!”. Los predicadores son generalmente cordiales, sociables, ayudadores y simpáticos. Aparte de algunos tele-evangelistas deshonestos, la mayoría de predicadores son gente buena y honesta que posee moralidad destacada. Los predicadores a menudo saben mucho de las Escrituras y tratan de ayudar a  otros a entenderlas. Pablo dijo, “¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!” (Romanos 10:15).

Aunque me gustan los predicadores, no confío en ellos…a lo menos no en cuanto a la salvación de mi alma. Aunque puedo confiar en la mayoría de ellos, cuando se trata de lo que creo en la Biblia no he conocido a alguien que pueda hacer el trabajo por mí. Los predicadores pueden ayudarme a entender la Biblia, pero yo me reservo la decisión final porque Dios me juzgará por lo que Él ha dicho, no por lo que mi predicador dice que Él ha dicho (Juan 12:48). Pablo dijo, “[O]cupaos en vuestra salvación con temor y temblor” (Filipenses 2:12).

Muchos predicadores han guiado a otros por el mal camino (Mateo 7:15; 2 Corintios 11:13-14), y muchos más están haciendo eso ahora mismo. Tal vez a ellos se les enseñó de una manera equivocada y simplemente están perpetuando el error que aprendieron (cf. Hechos 18:24-26). Tal vez han comprometido sus creencias antiguas para complacer a otros. Pablo advirtió a los predicadores acerca de este peligro: “Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas” (2 Timoteo 4:3-4). En cualquier caso, necesitamos ser cuidadosos para que nadie nos convenza a seguir una enseñanza errónea.

Veamos algunos enunciados que los predicadores pronuncian y comparémoslos con la Palabra de Dios. Luego analicemos lo que debemos creer.

Mi Predicador Dice, “La Biblia es una Colección de la Sabiduría Humana y No se Puede Confiar Completamente en Ella”.

La Biblia dice, “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (2 Timoteo 3:16-17). “En la esperanza de la vida eterna, la cual Dios, que no miente, prometió desde antes del principio de los siglos” (Tito 1:2).

Mi Predicador Dice, “La Tradición de la Iglesia y los Credos Tienen Igual Valor que la Biblia”.

Jesús dice, “El que me rechaza, y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue; la palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero” (Juan 12:48). “Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón” (Hebreos 4:12).

Mi Predicador Dice, “Dios Puede haber Usado la Evolución para Crear el Mundo”.

La Biblia dice, “Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día” (Éxodo 20:11). “En el principio creó Dios los cielos y la tierra” (Génesis 1:1). “Porque toda casa es hecha por alguno; pero el que hizo todas las cosas es Dios” (Hebreos 3:4). “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos. Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía” (Hebreos 11:1-3).

Mi Predicador Dice, “Deberías Esperar una Experiencia de Conversión con Más Sentimientos que Palabras”.

La Biblia dice, “Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre” (Hechos 22:16). “Entonces Felipe, abriendo su boca, y comenzando desde esta escritura, le anunció el evangelio de Jesús. Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios. Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó. Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y el eunuco no le vio más, y siguió gozoso su camino” (Hechos 8:35-39).

Mi Predicador Dice, “Llámame ‘Padre’ o ‘Reverendo’”.

La Biblia dice, “Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos… El que es el mayor de vosotros, sea vuestro siervo. Porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido” (Mateo 23:9,11-12). “Pero en ti [Dios] hay perdón, para que seas reverenciado” (Salmos 130:4). “Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús” (Gálatas 3:28).

Mi Predicador Dice, “El Bautismo por Rociamiento Es Igual al de Inmersión”.

La Biblia dice, “Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva” (Romanos 6:4; cf. 6:17). “Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó. Cuando subieron del agua…” (Hechos 8:38-39).

Mi Predicador Dice, “El Bautismo No es Necesario para la Salvación”.

La Biblia dice, “El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado” (Marcos 16:16). “Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo” (Hechos 2:38). “Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre” (Hechos 22:16). “El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva (no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios) por la resurrección de Jesucristo” (1 Pedro 3:21).

Mi Predicador Dice, “Somos Salvos Solamente por Gracia”.

La Biblia dice, “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas” (Efesios 2:8-10). “El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado” (Marcos 16:16). “Y todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo” (Hechos 2:21). “Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa” (Hechos 16:31). “Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira” (Romanos 5:9). “Porque en esperanza fuimos salvos; pero la esperanza que se ve, no es esperanza; porque lo que alguno ve, ¿a qué esperarlo?” (Romanos 8:24). “Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación” (Romanos 10:9-10).

Mi Predicador Dice, “La Salvación es Solamente por Fe”.

La Biblia dice, “Vosotros veis, pues, que el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe” (Santiago 2:24). “Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle? Y si un hermano o una hermana están desnudos, y tienen necesidad del mantenimiento de cada día, y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿de qué aprovecha? Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma” (Santiago 2:14-17). “Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen” (Hebreos 5:8-9).

Mi Predicador Dice, “El Cristiano No Puede Caer de la Gracia”.

La Biblia dice, “De Cristo os desligasteis, los que por la ley os justificáis; de la gracia habéis caído” (Gálatas 5:4). “Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga” (1 Corintios 10:12). “Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero. Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado” (2 Pedro 2:20-21).

Mi Predicador Dice, “Dios Acepta la Música Instrumental en la Adoración”.

“Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren” (Juan 4:24). “La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales. Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él” (Colosenses 3:16-17). “Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro” (Apocalipsis 22:18). “Anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz” (Colosenses 2:14—hablando de la Ley antigua que registraba el uso de instrumentos musicales, cf. Salmo 150).

Mi Predicador Dice, “La Mujer Puede Predicar, Orar y Dirigir a los Hombres en la Adoración”.

La Biblia dice, “Quiero, pues, que los hombres oren en todo lugar, levantando manos santas, sin ira ni contienda. Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos, sino con buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan piedad. La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción. Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio. Porque Adán fue formado primero, después Eva; y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión. Pero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor y santificación, con modestia” (1 Timoteo 2:8-15).

Mi Predicador Dice, “Una Iglesia es tan Buena como Otra”.

La Biblia dice, “Y yo [Jesús] también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella” (Mateo 16:18). “Y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo…un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación” (Efesios 1:22-23; 4:4).

“Amados, no creáis a todo espíritu [enseñanza], sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas [predicadores] han salido por el mundo” (1 Juan 4:1).

“Muéstranos el Padre”

“Muéstranos el Padre”

El Problema en Tulsa

El Problema en Tulsa