¿Matriz Artificial?

¿Matriz Artificial?

Los titulares suenan como si fueran sacados de una novela de ciencia ficción. “Los científicos han desarrollado una matriz artificial que permite que los embriones crezcan fuera del cuerpo”. Los reporteros predicen: “Dentro de una generación, probablemente se usará masivamente matrices artificiales para engendrar bebés”. Los investigadores de la Facultad Médica Weill de la Universidad Cornell recientemente anunciaron que por primera vez, han tenido éxito en crear un revestimiento de matriz artificial. Usando células tomadas del útero, juntamente con una combinación de drogas y hormonas, los investigadores construyeron una matriz en el laboratorio. Luego tomaron embriones “sobrantes” de los procedimientos de fertilización in vitro y los colocaron dentro del tejido creado en el laboratorio. Según se informa, los embriones se adjuntaron a las paredes de esa matriz prototipo y comenzaron a establecerse allí.

Se está presentando este nuevo procedimiento como un “avance tecnológico” definitivo para las parejas que no pueden tener hijos. Considere las posibilidades—embarazo sin náuseas matutinas, aumento de peso, marcas de embarazo o dolores de parto. Parece que el hombre finalmente intenta vencer el castigo que Dios impuso a Eva cuando ella desobedeció y comió del árbol del conocimiento de la ciencia del bien y del mal. En esa ocasión triste, Jehová dijo: “Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces” (Génesis 3:16).

En nuestro afán por afirmar que somos superiores, los seres humanos hemos olvidado que Dios diseñó la gestación por una razón. Por ejemplo, sabemos que un feto que crece responde no solamente al latido tierno de la madre, sino también a sus emociones, humor y movimientos. Por ende, ¿qué tipo de niño resultaría como producto de un ambiente de laboratorio frío y estéril?

Piense en las implicaciones potenciales de esta nueva tecnología. Las “parejas” homosexuales (para tomar solo un ejemplo) pudieran “engendrar” sus propios hijos (usando óvulos de donantes) en un ambiente de laboratorio. [Las “parejas” lesbianas pudieran lograr lo mismo, usando esperma de donantes].

Mucha gente probablemente dirá, “¿Por qué preocuparse? Este escenario no será un problema por décadas”. Algunos años atrás dijimos lo mismo en cuanto a la clonación humana y la investigación de la célula madre, ¿recuerda?

La Actitud de Dios Ante el Dinero

La Actitud de Dios Ante el Dinero

Picaflor Robótico Desafía a la Evolución

Picaflor Robótico Desafía a la Evolución