Lecciones de Legión

Lecciones de Legión

Cuando vivía en Rumania, un sacerdote ortodoxo llegó a las noticias por tratar de exorcizar a un demonio de una joven. Como parte del ritual de “exorcismo”, él llenó la boca de la joven con un pedazo de tela. Lamentablemente, esto causó la muerte de la joven. No sé cómo la Iglesia Ortodoxa y sus miembros reaccionaron ante todo eso.

Los libros y películas en cuanto a demonios y espíritus malos pueden ser cuentos fascinantes, pero siempre existe el peligro de que la gente llegue a aceptar una teología basada en los programas de TV en vez de permitir que la Palabra de Dios le informe en cuanto al tema.

Consideremos un relato en cuanto a la posesión de demonios en Marcos 5:1-20, y veamos qué podemos aprender de esto.

¿Quiénes son los “espíritus inmundos” (Marcos 5:1-2)?

Hay dos ideas en cuanto a la identidad de los espíritus inmundos o demonios. Una idea es que son los espíritus malos de gente muerta (mala). Los que creen en esta idea usan el ejemplo en Marcos 5 como apoyo. Aunque puede no haber ningún error teológico en esta idea, parece ser obvio que existe evidencia más fuerte para declarar que los demonios son espíritus o ángeles malos que siguieron a Satanás en su rebelión contra Dios. Las palabras de Jesús en Mateo 25:41 brindan sostenimiento para esta conclusión; Él dijo que el infierno está preparado para “el diablo y sus ángeles”.

¿Qué pueden hacer los demonios (Marcos 5:3-7)?

Hay siete ejemplos específicos de posesión demoníaca en la vida de Jesús (Mateo 9:32-34; 12:22-37; Marcos 1:21-28; 5:1-20; 7:24-30; 9:14-19; 16:9), y dos en el libro de Hechos (16:16-18; 19:12-16). Hay ocho referencias a demonios después del libro de Hechos, pero no hay más referencias a la posesión demoníaca.

Si consideramos generalmente el comportamiento de los demonios, podemos ver que ellos podían herir a su anfitrión humano, pero nunca le mataban y nunca le usaban para matar a otros. Aunque podían causar algunas enfermedades, la posesión demoníaca era algo completamente diferente a las enfermedades. El relato en Marcos 5 también muestra que los demonios podían tener fuerza sobrenatural.

¿Qué acerca de hoy (Marcos 5:8-13)?

Una de las preguntas más apasionadas que el mundo moderno tiene es si Dios permite la posesión demoníaca hoy o no. Cuando Jesús envió a Sus apóstoles y discípulos durante Su ministerio terrenal temprano, les dio poder para expulsar demonios (Lucas 10:1-20). Considere el contexto en Marcos 16:17-20 en cuanto a la expulsión de demonios. Los dos últimos versículos nos ayudan a entender que la posesión demoníaca tuvo un propósito especial en el ministerio de Jesús y en los primeros años de la iglesia. Su propósito fue confirmar la Palabra, la cual ahora ya está confirmada en la Biblia (cf. Judas 3). Por ende, hoy no existe posesión demoníaca.

¿Por qué Dios permitió la posesión demoníaca en el pasado (Marcos 5:14-20)?

Como en el caso de todos los demás milagros, la posesión tuvo un propósito general: probar que el hombre con tal habilidad estaba enseñando la verdad de Dios (cf. Juan 20:30-31).

En Lucas 11:20, Jesús mostró que Su poder sobre los demonios probaba que el reino mesiánico estaba a punto de ser establecido. Los espíritus inmundos serían cortados de la tierra en ese tiempo (cf. Zacarías 13:1-2). En el caso de Jesús, el propósito específico de la expulsión de demonios fue mostrar de una manera gráfica que Jesús es más poderoso que Satanás (Lucas 11:21-22; Juan 12:31; 1 Juan 3:8).

Sin embargo, decir que ahora no existe la posesión demoníaca no significa que Satanás y sus ángeles no trabajen hoy. El diablo trabaja principalmente por medio del engaño (cf. 2 Corintios 11:13-14; 2 Tesalonicenses 2:9-10). La defensa única y suficiente que tenemos hoy para Satanás es depender de la verdad de Dios y permanecer en ella. Aunque Satanás todavía tiene poder, Cristo es más poderoso. Nosotros podemos ser “más que vencedores” con Él (Romanos 8:37).

Los Roles del Hombre y la Mujer: El Género en la Biblia

Los Roles del Hombre y la Mujer: El Género en la Biblia

Mateo 14: Lecciones de Alguien que Se Atrevió a Andar sobre el Mar

Mateo 14: Lecciones de Alguien que Se Atrevió a Andar sobre el Mar