Las Madres Mueven Montañas

Las Madres Mueven Montañas

¡Se menciona a Moisés en la Biblia algo de 850 veces! Él es el personaje más importante y sobresaliente del Antiguo Testamento, y probablemente el segundo personaje más importante después de Jesús en toda la Biblia. Sin duda, Moisés fue un gran hombre. Pero una de las razones principales de su grandeza fue su madre Jocabed. Considere su ejemplo para las madres en Éxodo 2:1-10.

Las madres mueven montañas a través de su…

Percepción (2:2)

¿Cómo pudiera una madre no ver lo bueno en su hijo o hija? Jocabed no podía ver el peligro que ocasionaría permitir que su hijo viviera. No podía ver el dolor que causaría. Ella solo podía ver lo bueno; literalmente, el texto hebreo dice que Moisés “era bueno”.

Madre, ¿qué ve en sus hijos? Primeramente, debe ver a su hijo o hija como un futuro cristiano o cristiana. Debe ver a su hijo como un regalo de Dios y saber que Dios tiene algo especial preparado para él. Él será un futuro seguidor de Jesucristo. Ella será una futura luz para el mundo.

Valor (2:2)

Considere el resto del versículo 2. Al comienzo de una ley nacional para matar a todos los niños al arrojarles al río, la madre de Moisés le “escondió” por tres meses. ¡Qué valor! ¡Qué fe! El escritor de Hebreos elogia la fe y el valor de la madre de Moisés en Hebreos 11:23.

Necesitamos desesperadamente madres que tengan valor. Necesitamos el valor en ellas para ser abnegadas y diferentes. Nuestra sociedad está presionando a nuestras madres a pensar que ser cristianas es algo antiguo, fuera de moda y que no vale la pena en absoluto. Necesitamos madres que se pongan de pie ante la cultura, y que incluso confronten a sus propios hijos cuando su comportamiento es necio; madres que estén preparadas para decirles: “No, no harán esto. Nuestra familia es una familia cristiana; por tanto, no se permite esto”.

Protección (2:3-4)

Supongo que Jocabed sabía que la hija de Faraón se bañaba en esa área del río, y ella oró y planeó que esta mujer encontrara al niño. Oró y planeó que la hija de Faraón fuera movida con la compasión que es inherente en el corazón de casi toda mujer, para que criara y salvara al niño. La valentía de Jocabed le guió a hacer todo lo que pudo para proteger a su hijo. Las madres necesitan proteger a sus hijos del mundo, ya que lo que el mundo ofrece es generalmente suciedad de la cual los niños no deben participar.

Disponibilidad (2:7-9)

Las madres mueven montañas al conceder tiempo y atención a sus hijos. Jocabed envió a su hija María para observar lo que pasaría con el pequeño bebé Moisés. En el versículo 7, cuando María vio que la hija de Faraón rescató a Moisés, ella le dijo: “¿Iré a llamarte una nodriza de las hebreas, para que te críe este niño?”. La hija de Faraón estuvo de acuerdo, así que “fue la doncella, y llamó a la madre del niño”.

Las madres necesitan demostrar disponibilidad. Cuando los bebés lloran, necesitan los brazos de sus madres. Cuando los hijos necesitan ayuda para lidiar con el mundo, las madres deben estar allí para ayudarles. Sea que los hijos sean pequeños o grandes, nunca dejan de necesitar la ayuda de una madre—incluso si esa ayuda es simplemente una llamada telefónica desde la distancia.

Enseñanza (2:10)

Mientras Jocabed tenía a Moisés bajo su control e influencia, le enseñó que era hebreo. Le enseñó que descendía de Abraham, y le enseñó cómo llegaron a vivir en Egipto. Le enseñó acerca de Dios y el pecado de la idolatría.

Algo de 20 años atrás, pregunté a uno de los ancianos de mi congregación cuándo él comenzó a preocuparse del estado espiritual de sus hijos. Esperé que me dijera que cuando comenzaron a conducir o cuando se mudaron de la casa. Él dijo que cuando ellos comenzaron la educación inicial. Eso me sorprendió, ya que yo no tenía hijos ni estaba casado. Él dijo que, entonces, ellos no estarían bajo la influencia única de él y su esposa. Nosotros debemos enseñar a nuestros hijos todo lo que podamos mientras podamos hacerlo, sabiendo que alguien más también les influenciará muy pronto.

Madres, su trabajo es difícil; consume tiempo y agotará su energía. Si es una madre soltera o viuda, entonces este trabajo le demandará más tiempo y más energía. Necesita buscar la ayuda de otros familiares tanto como pueda. Si quiere que su hijo sea la clase de persona que Moisés fue, entonces necesita ser la clase de madre que Jocabed fue: perceptiva, valiente, disponible e instructora.

La Tragedia del “Casi”

La Tragedia del “Casi”

¿Predicó Jesús en el Hades?

¿Predicó Jesús en el Hades?