El Dilema de Eutifrón

El Dilema de Eutifrón

Pregunta:

“¿Qué quieren decir los ateos cuando hablan del ‘Dilema de Eutifrón’ como medio para desacreditar el teísmo?”.

Respuesta:

El llamado Dilema de Eutifrón tiene su origen en el diálogo de Platón, Eutifrón, en que Sócrates y Eutifrón hablan de la naturaleza de la piedad. “¿Aman los dioses al piadoso porque es piadoso, o es piadoso porque los dioses le aman?” (2008). Con el tiempo, los filósofos han presentado este dilema en una forma modificada. El ateo y filósofo renombrado mundialmente, Antony G.N. Flew, expresó el argumento de la siguiente manera: “¿Son las cosas que son buenas buenas porque Dios aprueba tales cosas, o aprueba Dios tales cosas que son buenas porque son buenas?” (Warren y Flew, 1977, p. 26). Por medio de esta declaración peliaguda, el ateo espera descartar la noción de Dios al colocar al teísta en un dilema irrefutable.

Por una parte, si una acción fuera correcta simplemente porque Dios la aprueba, entonces la moralidad sería el producto de la voluntad arbitraria de Dios, lo cual Él pudiera alterar fácilmente. En vez de decir que la mentira y el homicidio son cosas malas, Él pudiera simplemente haber dicho que son cosas buenas—y por ende la intención divina haría correctas a tales acciones. Por otra parte, si Dios aprobara una acción ya que es inherentemente buena, entonces existiría un estándar objetivo externo a Dios que Él simplemente reconoce. Por tanto, tal ley estuviera por encima de Dios y fuera superior a Dios. Por medio del Dilema de Eutifrón, los ateos piensan que pueden demostrar que lo bueno está por encima o por debajo de Dios, y que por ende prueba que Dios no es Dios (vea el Diagrama 1).

Diagrama 1: El Dilema de Eutifrón - Diagrama 2: La Realidad

Pero al usar este dilema, no se considera la naturaleza, el ser y el carácter del Dios perfecto de la Biblia que es eterno e infinito en todos Sus atributos. La bondad, como todos los otros atributos de Dios, fluyen de Su mismo ser como el Bien Fundamental (vea el Diagrama 2). El bien no está por encima o por debajo de Dios (cf. Marcos 10:18; 1 Juan 4:8; Salmos 33:5). Los atributos y la voluntad de Dios son inseparables. Las alternativas que los ateos proponen no son realmente un dilema para el teísta.

Referencias

Platón (2008), Eutifrón [Euthyphro], trad. Benjamin Jowett, http://www.gutenberg.org/files/ 1642/1642-h/1642-h.htm.

Warren, Thomas y Antony Flew (1977), El Debate Warren-Flew sobre la Existencia de Dios [The Warren-Flew Debate on the Existence of God] (Ramer, TN: National Christian Press).

La Intimidad Sexual en el Matrimonio

La Intimidad Sexual en el Matrimonio

Aprenda a Decir “No”

Aprenda a Decir “No”