¡Compre una Espada!

¡Compre una Espada!

Pregunta:

“¿Pudiera hablar de Lucas 22:36—“[E]l que no tiene espada, venda su capa y compre una”? Algunos dicen que este pasaje se encuentra en conflicto con Mateo 5:39, que prohíbe que los cristianos ejerzan venganza física, mientras que otros declaran que el enunciado en Lucas autoriza al cristiano a usar armas físicas en defensa de la causa de Cristo”.

Respuesta:

Se debe hacer algunas observaciones en cuanto a este tema.

Primero, no se debe tomar un pasaje que aparentemente contiene una dificultad para usarlo en oposición de toda la colección bíblica de información que guía a una conclusión opuesta. Este no es un enfoque bíblico correcto, y revela la deshonestidad de algunos que critican la Biblia. Esto se asemeja al procedimiento del escéptico que ignora la información abundante que sostiene la unidad de la Biblia (por ende, su origen divino), y quien apela a un solo texto que a primera vista parece implicar contradicción.

Segundo, el contexto inmediato (Lucas 22:35-38) pertenece a las instrucciones concernientes a la manera en que los discípulos serían tratados en su misión de proclamar el Evangelio. Ellos debían ir confiando en el Señor. El Señor les hizo recordar del cuidado providencial que experimentaron en sus obras evangelísticas previas. Cuando fueron anteriormente, ¿llevaron provisiones abundantes? No. Dios cuidó de ellos día tras día. ¿Tuvieron escasez de algo? Ellos admitieron que no lo tuvieron.

Jesús luego citó Isaías 53:12, donde el profeta predijo que Cristo mismo sería “contado con los pecadores”, i.e, tratado como un pecador común. El contexto general de Isaías 53 revela que al cumplir el plan divino para la redención, el Cordero de Dios no recurriría a la violencia (vs. 7). Su ejemplo al lidiar con la hostilidad debía ser el modelo para Sus discípulos.

Tercero, cuando las autoridades fueron a arrestar a Jesús, Pedro intentó defender a su Maestro con su espada, y el Salvador reprendió severamente a Su apóstol por este esfuerzo (Mateo 26:51-52).

Cuarto, con referencia a Lucas 22:36, quiero presentar el testimonio de William Arndt, profesor de exégesis y hermenéutica del Nuevo Testamento en el Seminario de Concordia en St. Louis. Él fue uno de los editores muy estimados del popular Léxico Griego-Inglés del Nuevo Testamento, juntamente con Gingrich y Danker. En su libro, ¿Se Contradice la Biblia?, escribió en cuanto a este pasaje:

Esta es una advertencia a los discípulos de que estaban llegando tiempos tempestuosos, días de sufrimiento y persecución, y que ellos debían armarse para resistir los ataques que eran inminentes. La conexión clarifica que nuestro Señor no estaba hablando de espadas de hierro o acero en esta advertencia. Los discípulos pensaron que Él estaba hablando de tales armas físicas, ya que dijeron en el vs. 38: “Señor, aquí hay dos espadas”. Al ver que ellos todavía tenían el entendimiento embotado en cuanto a la enseñanza espiritual que les estaba dando, dijo: “Basta”. Él no continuó con la enseñanza, sino la dejó al Espíritu Santo Quien luego les haría entender el significado completo de este asunto. En breve, las palabras de Jesús en Lucas 22:36 son una manera figurativa de decir: Están viniendo tiempos peligrosos; prepárense para ellos. Las espadas que tenía en mente eran las armas espirituales de la fe fuerte, el amor ferviente por el Salvador, la perseverancia, la paciencia y la esperanza. Entonces, este texto habla de un tema completamente diferente al que Mateo 5:39 aborda, y se puede descartar cualquier contradicción entre estos dos pasajes (1955, pp. 147-148).

Es una circunstancia lamentable que muchos cristianos tengan ideas preconcebidas sobre una variedad de temas bíblicos incluso antes que estudien cuidadosamente los temas. Tales personas tienen la tendencia a pasar por alto mucha evidencia perteneciente al tema, y después a buscar algún texto que parezca justificar lo que quieren creer. Esta es una circunstancia triste pero muy común.

Referencia

Arndt, William (1955), ¿Se Contradice la Biblia? [Does the Bible Contradicts Itself?] (St. Louis, MO: Concordia).

El Espacio: ¿La Fuente de la Vida?

El Espacio: ¿La Fuente de la Vida?

Mi “Biblia” Enseña Error

Mi “Biblia” Enseña Error